Practicar algún deporte trae grandes beneficios a nuestro cuerpo, como aumentar nuestro coeficiente intelectual, combate la ansiedad, aumenta nuestra esperanza de vida y nos hace sentir felices. Por otro lado, si mantenemos malos hábitos durante nuestra rutina puede provocar efectos secundarios y tener consecuencias graves para nuestro organismo.

La hidratación del cuerpo antes, durante y después de realizar ejercicio es de suma importancia, ya que podemos llegar exudar hasta dos litros de sudor por hora. Es por eso que necesitamos mantenernos hidratados, o de lo contrario experimentaremos falta de oxigenación muscular, bajar nuestro rendimiento, padecer de taquicardia, calambres musculares y agotamiento.

Una mala hidratación hará que no logremos nuestros objetivos deportivos y pondrá en riesgo nuestra salud. Es por eso que se recomienda llevar siempre con nosotros una botella de agua si realizamos ejercicio que no requiere de mucho esfuerzo como running o spinning, o bebida deportiva si realizaremos ejercicio que requiera de esfuerzo continuado por más de una hora.

Te recomendamos leer más sobre el tema en nuestra nota “Bebidas deportivas, ¿Sí o no?”.

Fuente: http://www.muyinteresante.es/salud/articulo/la-mala-hidratacion-implica-riesgos-para-el-deportista-241397639138

Dejar un comentario